Aprender a perder

02/9/2018
PaseAlVacio

Escrito por: PaseAlVacio

El aficionado al fútbol que siente amor hacia un equipo tiene que estar preparado para cualquier resultado y aceptarlo con dignidad. Debe ser mesurado en la victoria, celebrarla, pero sin provocar al contrario; y respetuoso en la derrota. Sino quiere ver celebrar a su contrincante puede retirarse en silencio esperando que la revancha llegue pronto.

Es inadmisible que un equipo de fútbol no pueda celebrar un título porque la hinchada rival no se lo permite. Los ganadores tienen el derecho de disfrutar la victoria que han conseguido en la cancha y los aficionados que compraron una boleta tienen la obligación de respetar el resultado del juego. Tienen que respetarlo porque así respetan a su equipo, que ha jugado para ganar; al rival, que les ha ganado en franca lid; y al juego, que tanto dicen amar.

El color de la camiseta no puede pasar por encima de los valores del fútbol y del juego. El respeto al rival está por encima del amor por el equipo propio. Un hincha que no respeta a su rival está desconociendo la lógica del juego y está desconociendo su propia identidad. Las identidades de los clubes se construyen con un otro al frente, con un contrario, con un diferente. No respetarlo y desconocerle la victoria es desconocerse a sí mismo.

La violencia es producto de ese desconocimiento. Si usted como hincha es incapaz de aceptar que el rival  celebre está en un gran problema porque en el juego es imposible ganar siempre. Si usted como hincha es incapaz de aceptar la derrota, tan importante en este deporte como la victoria, mejor váyase, busque otra actividad porque el fútbol no es para usted. En el fútbol hay que aprender a ganar, a empatar y a perder.