A corregir

06/23/2016

¿Alguna vez has sentido un desamor, ese momento en que la persona que quieres se va por diferencias que no se pueden conciliar? Si tu respuesta es afirmativa, quiero decirte que no has sentido más dolor del que siento yo en estos momentos (y tengo la certeza de que muchos otros colombianos también), después de una nueva derrota de la selección Colombia, esta vez ante Chile por las semifinales de la Copa América Centenario.

La ilusión y el optimismo se fueron al piso cuando en 12 minutos, ya Chile ganaba 2-0 con la complicidad de Arias, Cuadrado y Fabra, en ese momento el nudo en la garganta era algo imposible de controlar pero la voluntad siguió férrea por las tres o cuatro horas siguientes, gritando, alentando con la voz cortada y con un dolor imposible de describir.

Escribir es una forma de desahogarse y hoy quiero hacerlo porque es necesario opinar y no quedarse en una derrota que aunque duele, no deja de ser una enseñanza para el futuro. Al caído, caerle y eso quieren hacer hoy los “grandes periodistas” del país para lograr sacar a Pekerman en algún momento. Hoy no quiero librar de responsabilidad a Don José, pero es cierto que su trabajo queda a medias cada vez que jugamos un partido clave. Nos toca quedarnos siempre con una mejoría en la actitud después de los cambios pero no podemos seguir regalando los primeros minutos del partido, lo mismo nos pasó frente a Brasil en el mundial.

Pocas veces hablo de los que no están pero que falta hace Camilo Zúñiga, su experiencia y liderazgo serían vitales en este proceso porque lo de Santiago Arias está al mismo nivel o peor que lo de Stefan Medina ante Uruguay y Chile en las eliminatorias a Brasil 2014. La facilidad con la que Alexis Sánchez lo encaró me demostró que no está preparado, el 7 chileno se divirtió todo el partido con Santiago y así ha sido en el 90% de los partidos que juega con Colombia, mal en defensa y regular atacando, ¡Zúñiga te extrañamos!

Del otro lado, la ausencia de Farid Díaz obligó a incluir a Fabra que nunca encontró su lugar en el mundo, y Chile aprovechó sus nervios y su falta de calidad para defender. Cardona no llegó nunca a la Copa América y Cuadrado con Colombia es el jugador que nunca convenció a Mourinho, duele decirlo pero el portugués nunca lo puso porque veía en él, el jugador egoísta que vemos en todos los partidos importantes que juega con Colombia, un jugador para 30 minutos, no para ser productivo durante los 90.

¿Puntos positivos? Tenemos un gran 9 joven, Roger Martínez sorprendió, siendo el mejor jugador de Colombia frente a Chile, no le pesó la herencia del 9 de Falcao a sus espaldas, hizo todo bien, solo le faltó el gol. En un partido como el perdido con Chile es importante sacar puntos positivos, y este fue el mejor. Después, solo Carlos Sánchez, hasta el momento de su expulsión, dio la talla. Los cambios esta vez no funcionaron bien, porque la ausencia de Sánchez obligó a recorrer mucho espacio, sin embargo esa actitud, la entrega final, demuestra que les duele perder, que quieren y van por más y que no se puede perder la ilusión camino a Rusia. En septiembre vienen más batallas, y tengo fe de que llegaremos mejor preparados.