Proceso

02/6/2018
PaseAlVacio

Escrito por: PaseAlVacio

Las verdades absolutas no existen, pero hay maneras casi acertadas de hacer las cosas. En el deporte la forma más cercana de llegar al triunfo es por medio de la planificación y de los procesos. Los buenos deportistas no brotan de un momento a otro y hay que acompañarlos desde temprana edad para que puedan tener una formación completa y adecuada.

Hace 13 años, el seleccionado Colombiano sub20 se coronaba campeón del Sudamericano que se desarrolló en el Eje Cafetero. El equipo dirigido por Eduardo Lara fue superior a sus rivales en todas fases. Hugo Rodallega se consagró como goleador y mejor jugador del certamen y muchos de los jugadores que integraron esa selección son la base del exitoso proceso de José Pekerman en la selección mayor.

Cristian Zapata, Carlos Valdés, Juan Camilo Zuñiga, Freddy Guarín, Abel Aguilar, y Radamel Falcao jugaron ese campeonato y también fueron participes de las eliminatorias al Mundial Brasil 2014 y Rusia 2018. Ellos son la demostración que para tener una buena selección hay que apoyar y tener una planificación en las selecciones menores.

En el presente preocupa que las selecciones sub 20 de los últimos años no hayan logrado engranar el proceso necesario para aportar jugadores al futuro de la Tricolor. El profesor Carlos Alberto Restrepo erró en sus decisiones al mando de las juveniles y la selección va a pagar eso en el futuro. Piscis se fue en febrero del 2017 y la Federación Colombiana de Fútbol (FCF) se demoró más de 8 meses en designar a su sucesor.

Hasta diciembre del 2017 la selección estuvo sin timonel. Todo ese tiempo de trabajo, de estar viendo jugadores en los distintos lugares del país (y fuera de él) fueron desperdiciados. La FCF pasa por su mejor momento económico de la historia, producto de las buenas actuaciones de los jugadores, pero no es capaz de reinvertir rápido ese dinero en las selecciones juveniles, la materia prima del futuro.

Esperamos que estas decisiones demoradas no le cuesten a Colombia en un futuro y se apueste por un proceso a largo plazo con el profesor Arturo Reyes. Que el cuerpo técnico de la selección juvenil esté en constante comunicación con el de la mayores y que se hagan las cosas de la manera correcta todo por el bien del fútbol colombiano.